domingo, 3 de agosto de 2014

El Maestro, Ella y El



Ahora que llueve fuerte sobre Caracas, indago con las palabras, lo que fue, en una oportunidad las clases con aquel maestro en la escuela de la vida, el comportamiento de los asistentes a esas clases, la fijación y admiración casi enamorada de aquella chica por el maestro, bien atenta a lo que el siempre decía.

Un día en una de esas clases uno de los asistentes transformo su actitud de fijación enamoradiza hacia el maestro, en un interés desagradable hacia su compañero inmediato de clases, siempre cercano a ella pero de presencia ausente siempre.

Los que acudían a las clases del maestro; tenían ese comportamiento predecible, constante, igual; estaban los que en silencio aceptaban, aprobaban y aplaudían sus impuestas clases, el de los chistes para ver la actitud del maestro, la que objetaba y convertía las clases en temas para la discusión, y el, que precisamente atacaba a la que objeta y hacía de las clases temas para la discusión, una discusión entre ella, el maestro y el, los demás ausentes y conformes a lo que dictaba como norma, exacta, real y convincente y hasta graciosa para todos, “si lo dice el maestro es así”.

Fue entonces, cuando por vez primera ella piensa en los argumentos de su compañero el ausente para ella, el que siempre refuta y critica su enfoque y acepta lo expuesto por el maestro, ella lo mira con desdén, no le contesta y olvida sus replicas, pero en su subconsciente queda su imagen y algunos de aquellos argumentos expuestas, así pasan días. Pero en otra de sus clases surge una nueva discusión, el, su compañero de clases atacando sus planteamientos, nuevamente ella asume el silencio absoluto, el sigue siendo su ausente en las clases pero en su mente aun más presente.

Pasado algún tiempo, la discusión ya se olvida, a veces lo ve, el no a ella, se ausentan de clases, el maestro no vuelve, ya no se ven más, pero una noche, el llega a sus sueños a través de un emotivo y agradable encuentro de amistad de amigos, de solidaridad, de entretenimiento, y hablando en el sueño ella le dice; debes componer una canción tendrás éxitos y se despiden con las manos entrelazadas, se despierta y asombrada del sueño se niega a aceptarlo

Ese día acuden a clases, al llegar y entrar al espacio grande y abierto donde se impartían las clases, solo estaban el maestro y el, ningún otro asistente había acudido a esa hora a las clases; ella entra al salón lo mira y le dice, he soñado contigo, te contare mis sueños, el asombrado la mira y le pregunta, que soñaste? ella lo invita a salir y los dos van en busca de un lugar para la narración de los hechos ficticios de aquella noche, el maestro se queda solo, asombrado, es un ser desapercibido, ahora pasa a ser la presencia ausente y sin interés para ella.

Después de contado su sueño, la historia entre los dos cambia su vida, el se ha quedado en sus sueños, en sus circunstancias, en la imposibilidad de la materialización de un hecho, ahora su interés no es solo el maestro, también su compañero de clases, su refutante, su critico, su ausente, ella ahora ha construido un mundo interior, pero ese mundo interior esta lleno de roturas
____________________________
_____________________________________

No hay comentarios:

Publicar un comentario