viernes, 7 de agosto de 2015

Celestiales


De miradas desafiantes,
incondicionales hasta ahora,
ni me exiges, ni te pido, 
el encuentro que esperamos

Nos amamos sin prejuicios,
entregamos nuestros cuerpos,
al fulgor y al deleite,
como espíritus celestes   

De mi boca quieres todo,
son tus manos mis anhelos,
en mi cuerpo esta tu dicha,
en tus besos mis locura

No me pides que me quede,
tampoco lo insinuó,
somos absolutos, un instante,
permanentes y esencia

Seres comprendiendo,
ese imán que nos atrae,
y en silencio acatamos
el perfecto instante de los dos

No hay comentarios:

Publicar un comentario