sábado, 29 de agosto de 2015

Sin respuestas


El crujido de los bambúes
cuando la brisa los mueve,
el dulce néctar de las cayenas.

La luna en su fase menguante,
las mariposas revoloteando,
el cielo azul sin nubes.

En ese mundo ilusorio,
radiante, infinito de la tierra,
busco respuestas...

A las pasiones ilusas,
desesperadas, incontroladas
 tu silencio absoluto

Mi corazón alevoso, pasionario,
 no accede a la serenidad,
no me da las respuestas 

 A esta vehemencia de amor,
que ahora vivo en silencio,
solitaria, melancólica y triste.

 La inquietud de tus formas,
ante el amor, no tiene respuestas,
no se sabe el porque

No hay comentarios:

Publicar un comentario